El trabajo transformador disuelve la propiedad

13 experimentos para poner a prueba esta conjetura

Acciones realizadas en el marco de la Residencia: Cómo nada te pertenece?
Ana Aol Alderete, Gonzalo Groube y Alicia Valente.
Casa 13. Córdoba. Agosto 2013.

¿Cómo establecer un vínculo común por fuera del orden de la propiedad?

¿Cómo se disuelve la propiedad? ¿De qué hablamos cuando decimos trabajo transformador? Bueno, en principio pensamos que, por mucho que trabajemos en el lugar, nada de eso nos dará el derecho de apropiárnoslo. Entonces, queríamos pensar en qué hacer para establecer estos otros vínculos, unos que no estuvieran definidos por “esto me pertence porque yo le pertenezco”. Un común sin sentido de propiedad compartida.

Pan- una acción simple y concreta. “¿De esa cocina salió todo ese pan?” Bien, sólo fue una acción cuyo agente de transformación fue Gonzalo.

DSC05857

Retomando la pregunta por la transformación, la hemos pensado como un estado de inestabilidad. Esa inestabilidad, tal vez, dificulte cualquier intención de apropiación porque, ¿acaso aquello que se transforma escapa o disuelve la posibilidad de estabilizarse como una propiedad?

Flor movió la mesa en dos oportunidades, mientras Tati intentaba estabilizar este tablero de clavos, tornillos, pitones y arandelas. Todo cayó y en ese momento dijimos: “Flor destruyó la propiedad”. Hicimos el siguiente giro, intentando pensar en los autores y productores: un autor sólo puede apropiarse de su producción cuando la registra como tal (obra, producción, publicación, etc.). Entonces, un autor no puede erigirse en tal hasta que no deja de transformar la materia, hasta que no suspende el trabajo.

Tornillos

El trabajo permanente sobre las cosas, sobre los espacios, ¿acaso disuelve las posibilidades de apropiación, de publicación? El trabajo decanta o cristaliza en su producto, y recién entonces es susceptible de ser apropiado, convertirse en pertenencia (u obra). Y cada vez que el productor vuelve sobre la cosa para transformar aquello que momentáneamente había cristalizado, el énfasis deja de estar en el estatuto de propiedad de la cosa y pasa a estar en su agencia de transformación.

Objetos

Trabajo transformador no sólo es aquello que explícitamente denominamos como tal, también son las pequeñas acciones cotidianas que trabajan sobre los objetos y los transforman. Entonces, cuando accionamos sobre algo, cuando habitamos un lugar practicado, esperamos, tenemos una pequeña posibilidad de vincularnos sobre otro orden, un orden de lo común no-propietario, sin-pertenencias (tal vez), sin-posesión.

Sobre la residencia “Cómo nada te pertenece”, en la cual participaron Alicia Valente, Gonzalo Groube y Ana Sol Alderete. Con la colaboración bibliográfica de Luis Britos.

Hemos experimentado 13 trabajos cotidianos para disolver el vínculo de propiedad, todavía no hemos corroborado, rectificado ni refutado nuestra conjetura “el trabajo transformador disuelve la propiedad”.

1- amasar pan, 2- anotar en los libros cómo llegaron a casa13, 3- ordenar los tornillos y los clavos, 4- limpiar las manchas del piso con un cepillo, 5- hacerle una cabeza a la Chilindrina, 6- limpiar los vidrios, 7- transcribir textos de Proudhon al diario, 8- buscar una bisagra y ponerla en el postigo de la cocina, 9- buscar los objetos perdidos, 10- carpintería sobre el sillón torcido, 11- pintar las estrellas del cantero, 12- escuchar y rotular todos los casettes y 13- hacer alargues.